Sesiones

Para qué sirve el coaching

Cuando nos encontramos frente a una encrucijada, ya sea personal o profesional, el coaching se presenta como un poderoso aliado para un aprendizaje transformacional. Esa nueva realidad a la que hacemos frente tambalea nuestra rutina, nuestros valores más anclados y nuestras convicciones más profundas.

¿Cuál es mi papel para que salgas reforzado?

El coach es un espejo que te permite ver tu reflejo para que descubras tu nueva realidad sin distorsión y tomes así conciencia del momento en el que estás. Ese descubrimiento de tu situación “aquí y ahora” representa tu línea de salida para comenzar a recorrer el camino que lleva a la meta deseada.

A partir de entonces, tu compromiso impulsará tu movimiento para que desarrolles tu plan de acción y logres tu desafío o cumplas tu ilusión.

Mi trabajo no consiste en aconsejarte, guiarte o darte pautas. Tú sabes cuál es el mejor recorrido para ti. No obstante, y he aquí la magia del coaching, te acompañaré y alentaré en tu travesía. Irás descubriendo nuevas herramientas, que serán tuyas y solo tuyas, que ya nadie te podrá quitar y que te ayudarán a que ese sendero por el que comenzaste a caminar se transforme en una amplia pista abierta hacia lo que te motiva e ilusiona.

De forma más práctica, un proceso de coaching suele tener entre 6 y 10 sesiones, con un mínimo de 4 sesiones. La pauta la marcaremos conjuntamente. Lo ideal para que avances a buen ritmo es que las sesiones tengan una frecuencia semanal, al menos en las 3 o 4 primeras. Aunque prefiero trabajar en sesiones presenciales, mi práctica como coach se adapta perfectamente al uso de nuevas tecnologías como Skype.

Quiero también garantizarte que todo el proceso de coaching es confidencial. Mi certificación como coach asociado (ACC) por la Federación Internacional de Coaching (ICF) estipula el estricto cumplimiento de la cláusula de confidencialidad en todos los procesos.

Cómo se desarrolla una sesión

La primera sesión de coaching es una toma de contacto entre el cliente y el coach. Se trata de crear un marco de referencia o un contexto que nos sirva de base para comenzar el proceso. Es aconsejable (pero no imprescindible) que vengas con un tema que quieras trabajar:

¿Qué situación ya no te vale y deseas cambiar? ¿Cuál es tu reto? ¿Qué visión te ilusiona alcanzar?

La primera sesión dura unos 90 minutos y el resto de las sesiones, entre 60 y 90 minutos.

Durante la sesión, trabajaremos desde la conversación (coaching ontológico), así como desde otros enfoques que he incorporado en mi práctica entre los que destacan los siguientes:

VISUALIZACIONES

RESPIRACIONES

JUEGOS

FOCUSING

TÉCNICAS DE LIBERACIÓN
EMOCIONAL
(“EMOTIONAL FREEDOM
TECHNIQUE” – TAPPING)

COACHING SISTÉMICO

Mi función consiste en acompañarte en tu proceso de crecimiento y facilitarte el recorrido. Para ello te iré presentando y proponiendo las herramientas de comunicación verbal, emocional y corporal que mejor te ayuden a desbloquear las dificultades a las que haces frente. Será como probar y estrenar botas nuevas para que tu caminar sea más rápido y cómodo.

Entonces, ¿nos ponemos en marcha?