Testimonios

Tuve la oportunidad de ser acompañada por Mónica en uno de los cambios más importantes de mi vida: la maternidad. En esos momentos yo buscaba el modo de conciliar ser madre con retomar mi tesis doctoral. Lo que en un principio buscaba en el coaching era organizar un nuevo plan de trabajo. En el transcurso de las sesiones, Mónica supo crear espacio para una necesidad aún mayor: la transformación personal que tener un bebé suponía más allá de lo profesional. Junto a Mónica aprendí a escucharme mejor a mi misma y a lo que en ese momento necesitaba. El espacio y tiempo de las sesiones fueron un paréntesis muy nutritivo en la intensidad de mi primer año de crianza.

A.R., doctora en Bellas Artes, Berlín (Alemania)

Conocí a Mónica en un momento especial de mi vida: el comienzo de un proyecto personal, vital, un proyecto de futuro, de mi futuro. Descubrí a una profesional inteligente y humana, alegre, vital, creativa, equilibrada, reveladora y muy comprometida.

Mónica hace que yo descubra mi verdadero compromiso y me dirige en perseguirlo, en concretarlo, en hacerlo real. He aprendido mucho de nuestras sesiones, siempre tan sorprendentes para mí.

Es una excelente comunicadora, con un gran criterio para defender la visión sobre las cosas y siempre me mostró una gran capacidad para “inventar” recursos con los que obtener sus resultados.

Un honor y un lujo haber contado con ella, y una suerte poder seguir haciéndolo.

Gracias Mónica

S.M., arquitecta, Madrid

Mónica has passion and dedication to her work as a professional executive coach. She makes you think deeply to exercise all your potentials in order to make wise decisions.

M.P., médico, Manila (Filipinas)

Me gustaría recomendar a Mónica porque fui “coacheada” por ella y los resultados fueron espectaculares e inmediatos. Es una gran profesional con una excelente preparación académica y una increíble inteligencia emocional. Es una mujer de acción total y su experiencia y casos de éxito avalan sus habilidades sociales y personales. Sabe crear una atmósfera de trabajo tranquila, lo que genera una credibilidad y confianza desde el primer momento. Altamente recomendable porque siempre está dispuesta a ayudar y a escuchar

N.M., actriz, Madrid

Tras un proceso de fusión entre organizaciones en el que se cambiaron las estrategias, las líneas de intervención y la manera de entender el trabajo que estaba desempeñando hasta entonces, el proceso de trabajo con Mónica me ayudó mucho a enfocarme hacia la nueva organización y las nuevas responsabilidades que debía asumir, identificando y potenciando aquellos aspectos positivos que se me ponían al alcance de la mano y que inicialmente no podía identificar por los cambios que estaban sucediendo y por no permitirme a mí mismo lanzarme y proyectarme hacia una etapa que era positiva. Durante el proceso, trabajamos fundamentalmente aspectos de motivación tan relevantes como el sentimiento de pertenencia a la organización, compartir los valores y la cultura de la organización, la relación con el equipo, la expresión de las dificultades, la asunción de nuevos retos, etc. Además, trabajamos una hoja de ruta en la que se plasmó aquello que yo quería que sucediera en mi trabajo, lo que me permitió, y me permite, asumir qué es lo que quiero y en qué me quiero centrar, y si me desvío de ello, ser al menos consciente. Mónica me ayudó mucho en este proceso, siempre desde la óptica profesional de no juzgar mis opiniones y ayudarme a encontrar las respuestas por mí mismo. En mi opinión, el coaching es una herramienta de trabajo profesional y personal muy recomendable.

P.S., profesional de una entidad no lucrativa, Madrid

Mi experiencia con las sesiones de Mónica fueron enriquecedoras, un viaje al interior de uno mismo de la mano de una profesional con tanta sensibilidad y a la vez con la firmeza y objetividad necesarias para descubrir los potenciales, hacer frente a los miedos, salir de la “zona de confort “ para jugar, experimentar, competir y motivarme para buscar “el objetivo” e ir a por ello con ganas, sabiendo que se puede conseguir, que está en mi mano y que es posible con empeño y disciplina. Ella me acompañó en un momento complicado y confuso; encontrarla fue acortar el camino, avanzar con la intensidad de un cohete de propulsión y, por fin, tomar las riendas y ser otra vez la reina y dueña de mi vida.

L.M., administrativo, Madrid